BALNEARIO LOS POCITOS

El balneario los Pocitos se ubica a 65 km de Carmen de Patagones, se puede acceder por el camino que conduce a Bahía San Blas.
La serenidad de las extensas playas de arena y sus llamativos árboles conforman un espacio apto para actividades de camping.
El Balneario Los Pocitos recibe año tras año un importante número de turistas amantes de la pesca deportiva de costa y embarcado.
En la actualidad, esta villa veraniega cuenta con servicios de alojamientos, embarcaciones, campings y sanitarios públicos.

Esta pintoresca villa veraniega es otro atractivo turístico sobre la costa marítima, cuya fecha de fundación data por propuesta elevada de sus propios vecinos y primeros pobladores, el 23 de abril de 1959.

Se llega hasta allí por la ruta de acceso a Bahía San Blas. Este paraje esta distante 12 km. de José Casas, a 80 km. de la ciudad de Carmen de Patagones y a 40 km. de la localidad de Stroeder.

La producción ostrícola es el motivador económico del pequeño pero pujante poblado, que se perfila como “importante centro de cultivo de ostra”.

Posee playas de arena y conchillas, importante vegetación arbórea y teniendo como principal cualidad la pesca variada.

Cuenta con espacios aptos para el campamentismo, con fogones, servicios básicos,  despensa y alquiler de departamentos, siendo un lugar único para los amantes de la tranquilidad y el descanso.
La pequeña villa marítima surgida allá por la década de 1930 como balneario de los pobladores de la zona, ha sido receptora de grandes avances a raíz de la práctica de la pesca artesanal, el turismo y la producción ostrícola. En referencia a esta última actividad, la misma ha tomado un notable protagonismo y es la que en mayor grado incide económicamente, socialmente y culturalmente sobre la población. Es tal la magnitud que alcanzó la ostra que se convirtió en el símbolo de Los Pocitos, y por ello un grupo de vecinos entusiastas de la localidad a propusieron allá por el año 2008 desarrollar un acontecimiento festivo en alusión a este molusco.
Para el logro de este objetivo, se aglutinaron distintas organizaciones como la Comisión de Fomento, la UTE Patagonia Ostrícola y la agrupación Jóvenes por Los Pocitos y fue así como en enero de ese año tuvo lugar la primera edición.

El salón comunitario fue el espacio físico que la albergó y los asistentes disfrutaron de distintos platos elaborados con ostras, baile popular y la elección de la soberana. La segunda edición fue más auspiciosa ya que además de las alternativas propuestas en el año anterior, se propusieron actividades recreativas, deportivas y culturales.
Es así como la voluntad popular está haciendo una notable contribución al enriquecimiento cultural y conformando una nueva alternativa turística y recreativa para la región.